Ventajas y desventajas del coche manual y automático

Quizás sea una de las primeras preguntas que uno hace cuando se decide a comprar un vehículo ya sea nuevo o de segunda mano. Es evidente, que con las mejoras y avances tecnológicos, la duda entre coche manual y automático han aumentado. Vamos a hacer un repaso de las ventajas e inconvenientes de cada uno de ellos para aportar algo de luz en este asunto.

Coche manual: ventajas y desventajas

Es el tipo de coche por el que se suele decidir la mayoría, en parte porque también porque este tipo de cambio es el que más abunda en el mercado. Probablemente es el que hemos tenido en casa, de nuestros padres y abuelos. Y no es para menos, ya que las ventajas que ofrecen son muchas:

Precio más económico

Es quizás lo más valorado por los conductores. Como en la mayoría de los casos en los que afrontamos compras de cierta cuantía. Las diferencias entre coche manual y automático para igual modelo, características y prestaciones ronda los 2.000 € de media. Es un importante considerable que da que pensar a la hora de decidirse. El motivo del precio inferior se debe en parte a que las líneas de producción de los fabricantes están más aprovechadas y cuentan con mayor experiencia en este sentido. Los coches automáticos, en lo que a utilitarios respecta, son más recientes y su tirada es menor.

Mayor control a la hora de conducir

Uno de los argumentos que suelen presentar los que se decantan por coches manuales es que sienten mayor control al utilizar los tres pedales junto con el cambio de marchas. Así pues, el conductor sabe perfectamente lo que necesita darle a su vehículo según la maniobra que quiera hacer. No hay dependencia de la tecnología y el reparto de potencia: un coche manual recibe órdenes y las cumple inmediatamente. Ahora bien, si esto tradicionalmente ha sido cierto, los avances tecnológicos en los coches automáticos hacen que a día de hoy el valor del cambio manual haya perdido adeptos. Es habitual conversar con conductores que se han pasado del coche manual al automático y dicen no querer volver al manual.

Requiere mayor atención

Te involucras totalmente en la conducción y debes estar más alerta de cómo se comporta el motor. Tú eres la propia centralita de todo. Esto tiene dos lecturas, ya que por un lado puede resultar más en una conducción más eficaz, que te permite mejor la anticipación sobre aspectos propios de la calzada al controlar uno mismo la palanca de cambios. Por otro lado te exige un mayor nivel de habilidad y una mayor exposición al factor humano. En ciudad, por ejemplo, con paradas frecuentes, el cambio manual se convierte en algo tedioso que no aporta valor.

Ahorro de combustible

Como es lógico, el consumo no depende solo de si el coche es manual o automático, sino que otros factores como la potencia o el estilo de conducción. No obstante, en vehículos de iguales características, hay una pequeña diferencia a favor de los coches manuales con consumos en torno al 5% menores respecto a los automáticos. Pero como todo, si hay ventajas, también hay desventajas. Vamos a ver cuáles son las más comunes:

Incómodo si no te gusta demasiado conducir

Cuando hablábamos antes de que requiere mayor atención, para unas personas puede ser una característica positiva pero para muchos lo contrario. Si conducir no es lo tuyo, el tener que jugar con el pedal de embrague, el acelerador y freno junto con la palanca de cambios, va a resultar incómodo. Por eso, muchas personas que prueban coches automáticos, especialmente si lo usan a diario, prefieren quedarse con este tipo de vehículos antes de volver a uno manual.

Averías más frecuentes

Dado que somos nosotros los que manejamos el vehículo, las piezas pueden sufrir más de lo debido al desgaste excesivo. Esto puede ocasionar más visitas al taller. Ahora bien, al ser vehículo mecánicamente más simples, lo normal es que las averías sean de menor cuantía económica en comparación con un coche automático de similares características.

Coche automático: ventajas y desventajas

Vamos a ver ahora cuáles son las principales ventajas de elegir un coche con cambio automático.

Comodidad ante todo

Al igual que el precio era la principal baza del coche manual frente al coche automático, en este caso es la comodidad el factor que decanta la balanza. Es evidente que estar pendiente solo de frenar y acelerar es algo mucho más llevadero, especialmente para quienes buscan conducciones tranquilas.

Riesgo de que se cale mínimo

Si eres novel, esto es algo que conocerás bien. Algo que sobre todo a conductores en etapas iniciales les genera más ansiedad es la posibilidad de calar el coche en el momento menos oportuno. En los coches manuales, esta posibilidad desaparece. Si en un coche automático se produce una situación de este tipo, no cabe duda que se tratará probablemente de una avería en lugar de error humano.

Ideal para tráfico en retenciones

Aquí todo son ventajas, cuando se circula en zonas con tráfico retenido o lento, la mayoría de los conductores que tienen un coche manual se acuerdan del coche automático. Y no es para menos. Las ventajas de olvidarse de embragar y cambiar de marcha a cada momento resultan especialmente destacables en estas situaciones ya de por sí pesadas. Aunque parezca que le lleva la delantera respecto al coche manual, también tiene desventajas de elegir un coche automático:

Precios más caros

El gran freno para la compra de estos vehículos es el mayor precio que tienen con respecto a los coches manuales. Además no todos los modelos tienen sus versiones en cambio automático, lo cual puede llevar a tener que elegir un coche de categoría superior.

Respuesta del vehículo

Ante situaciones de riesgo que requieren acelerones por ejemplo, la respuesta es un poco más lenta que en el caso del manual, si el coche no tiene la potencia suficiente. Esto puede suponer alguna situación incómoda en la que necesites una rápida respuesta del vehículo. En general, la conducción en estos vehículos debe ser más tranquila y controlada.

Mantenimientos más costosos

También hay diferencias en precio a la hora de llevar el vehículo al taller, ya que el mantenimiento requiere de un tipo de recambios y horas del taller que pueden encarecer el mantenimiento.

Mayores consumos

Cada vez las diferencias van siendo menores, pero aún a día de <b>hoy los coches automáticos consumen un poco más</b> que los coches manuales.

¿Qué coche elegir, manual o automático?

Ambas opciones son buenas y elegir bien depende sobre todo del tipo de uso que le vayas a dar al vehículo y de lo poco o mucho que te guste conducir. La decisión de elegir entre coche manual y automático también dependerá del tipo de combustible del vehículo. Los coches híbridos o eléctricos suelen tener cambio automático, mientras que los gasolina o GLP tienen por defecto el cambio manual. También encontramos marcas, especialmente de segmentos premium, que ya solo ofrecen coches con cambio manual. En definitiva, si lo que quieres es un coche utilitario económico o tu estilo de conducción lo exija, probablemente encuentres en un coche manual la mejor opción. Mientras que si lo que buscas es comodidad y facilidad de uso, el coche automático sería el ideal para ti.

¿Es posible sacarse el carnet con un coche automático?

Sí, es posible. Ahora bien, la legislación actual no permite luego conducir un coche manual si te has sacado el permiso con un coche automático. Deberás hacer una prueba extra para ello. Si quieres obtener el carnet de conducir, sea con un coche manual o automático, en Dribo tenemos la solución. Ofrecemos un servicio de autoescuela online con todo lo necesario para que apruebes el teórico y puedas hacer prácticas cerca de ti. En Dribo te ponemos todas las herramientas al alcance de tu mano. Con Dribo podrás tener la autoescuela en tu bolsillo.

La mejor autoescuela online en tu móvil



Logo Dribo